09/11/2013 – Teatro Compac Gran Via, Madrid. “Indiana”.

09/11/2013 – Teatro Compac Gran Vía, Madrid. “Suéltate el pelo”.

09/11/2013 – Teatro Compac Gran Vía, Madrid. “Ringo, como Pancho”.


Hace unos días, tuve la suerte de poder asistir al Musical de los Hombres G, Marta Tiene Un Marcapasos, con mi cámara nueva colgando del cuello. Sin duda, el mejor escenario para dar rienda suelta a las prestaciones de mi nueva Nikon D7100. A juzgar por las imágenes, el resultado me fascinó, pues todas las fotos publicadas en este post están tomadas a ISO 3200.

Puesto que yo no soy ningún experto en artes escénicas, os dejo con una de las críticas que más se acerca a mi opinión sobre este musical (de Luces apagadas, un Blog de artes escénicas):

La obra cuenta la historia de Marta, una chica que viaja de Méjico a Madrid para encontrar a su padre. Esta aventura le depara otra sorpresa, ya que Marta descubre lo que es el amor al conocer a Nico, el chico tímido que trabaja en el chiringuito de su padre. Pero hay un problema: Marta está enferma del corazón y desde pequeña tiene que llevar un marcapasos. Cualquier emoción fuerte puede ser fatal y, ante esta situación, enamorarse es precisamente la peor opción.

Con un argumento fresco que invita al público a cantar y a divertirse a lo largo de sus más de dos horas de duración, Marta tiene un marcapasos apuesta por el talento joven y, en ciertos casos, novel para contar una historia cuya principal baza es la conexión que se establece desde el primer momento entre público e intérpretes. Cabe destacar el trabajo realizado por Leandro Rivera, una cara habitual de la escena madrileña pero que en Barcelona es aún bastante desconocido. Rivera consigue meterse en el bolsillo a los asistentes, que ríen y se emocionan con él según toque en cada escena, y es el que sin duda más aplausos se lleva al final de la función.

Una creación apta para todos los públicos en la que cobran especial importancia las redes sociales, con las que se les da a los espectadores y a los twitteros habituales un papel clave en la promoción del musical que permite recibir su feedback de manera mucho más fácil, clara e instantánea. Un recurso aún poco explotado en los escenarios que sin duda resulta muy acertado para continuar fomentando este arte.

Marta tiene un marcapasos no es una obra para reflexionar pero sí para pasar una noche divertida recordando y cantando temas que, quién más y quién menos, ha cantado y bailado alguna vez.

Tal como publicó Risto Mejide en su perfil de instagram, #NuestroGrease. ¡¡Recomendadísimo!!

Y, para acabar, quiero enlazaros un vídeo donde se puede ver en primera persona cómo viven el musical los actores desde el escenario. Y es que os puedo asegurar, que todas las funciones de este musical acaban así: