14/07/2013 – Cala Morell, Menorca. “¡Feliz Verano!”


Supongo (y ya es mucho suponer) que más de uno habrá pensado que el blog está de vacaciones. Así sin avisar. Pues bien, no exactamente. Si bien un servidor ha agotado sus vacaciones desde hace una semana, este blog debería volver a la normalidad, pero la realidad es otra.

La realidad es que aunque un servidor haya vuelto a la rutina, su cabeza sigue “out”, de vacaciones y hambrienta de desconexión, de tranquilidad y de pocas obligaciones (ahora sólo las estrictamente laborales). Por esta razón hemos decidido (el blog y un servidor) declararlo en estado vacacional. Un estado necesario para recargar pilas y volver en septiembre llenos de contenido, creatividad y fotos (¡muchas fotos!) para empezar de nuevo un curso intenso cargado de nuevos retos.

Eso no quiere decir que deje de compartir fotografías con todos vosotros. Sólo que no usaré el blog como medio, sino las redes sociales. Facebook, Twitter, Flickr y 500px serán las elegidas para seguir publicando fotografías durante este mes. Espero encontraros y seguir recibiendo comentarios, likes y shares a tope, como hasta ahora 🙂

De esta forma, haremos de agosto un mes de relax, de planes alternativos y ambiente veraniego para descubrir el lado más misterioso de la capital en agosto. Os dejo con una reflexión de Elena, una amiga madrileña que ve Madrid en agosto con una perspectiva diferente y muy inspiradora. Creo interesante compartirla con vosotros:

Madrid, esa ciudad ajetreada, llena de tráfico y de gente, de bares abiertos en cada esquina, de movimiento, de vida…se paraliza en agosto”.
Esta es la opinión que se ha ido dejando en herencia de la capital, desde cuando los madrileños cerraban sus comercios durante el octavo mes del año, para sofocar los 40 grados en alguna playa del levante, donde algunos tenían su segunda residencia, y acudían fielmente con toda la familia, la mascota y la sombrilla. Pero cada vez son más, los madrileños y adoptados que disfrutan de la ciudad en Agosto. Y es que los que se quedan por obligación un año, consiguen encontrarle el gusto a esta urbe que se relaja por unos días, que se hace más pueblo, más íntima, pero sin perder su esplendor ni su vida animada. Cabe destacar, que en Agosto se celebran algunas de las fiestas más castizas y emblemáticas de la ciudad. Algunos de los barrios más tradicionales, como La Latina, con su Virgen de la Paloma; Lavapies con San Lorenzo; y Cascorro, con San Cayetano, concentran unas semanas intensas de música, feria y celebraciones.

Desearos un feliz verano a todos aquellos que tengáis vacaciones durante el mes de agosto, y mucho ánimo a todos los demás que, como yo, no os toque otra que compaginar los planes de verano con el trabajo/estudio.


¡Feliz Verano! Y… ¡Nos leemos en Septiembre!