03/05/2013 – Carrer de Sants, Barcelona. “Movimiento”.


Paseando por el barri de Sants, y en un momento de inspiración, decidí enfocarme en un elemento característico de Barcelona: el taxi (y su continuo movimiento).

Si en Madrid una de las estampas más habituales es encontrarse la Gran Vía repleta de taxis blancos, en Barcelona lo suyo es encontrarse la Plaza de Catalunya negra y amarilla. Estos colores tienen origen en un Código de Circulación que aprobó el Ayuntamiento en 1924 donde no solo se obligaba a instalar el taxímetro sino también a pintar una línea bajo la ventana para su fácil identificación (blanca, roja, amarilla o azul según la tarifa). Con el boom de la exposición Universal de 1929 se multiplicaron el número de taxis en Barcelona y para evitar automóviles ilegales, tarifas abusivas y demás, el Ayuntamiento decidió institucionalizar el color amarillo como el oficial de los taxis de la ciudad.

Para darle personalidad a la foto, he aplicado la técnica de desaturación selectiva con el objetivo de mantener vivo el color amarillo, característica principal del elemento en cuestión, y fortalecerlo como elemento principal. Esta misma técnica ya la usé, en su día, para #RetoRojo de la familia fotera.

Fuente: CondeNást, Traveler.


Especial Barcelona